sábado, 14 de noviembre de 2009

Ojalá!


¡Estoy harta de Chávez! ¿Y ustedes? También, lo se... Entonces, ¿Cómo es posible que en un mundo donde la mayoría esté hasta el tupé de ese sátrapa, todavía tengamos que soportarlo? ¿Qué no ocurra algo que lo borre de pronto? ¡Algo! ¡No sé! ¡Una luz cegadora, un disparo de nieve…!

Pero ahora, más en serio; lo que está ocurriendo con Colombia no es solo alucinantemente bochornoso para un país con una tradición de política exterior mesurada como Venezuela, sino que deja definitivamente desnudas ante el mundo las verdaderas intenciones de Hugo Chávez.

El “Perfecto Idiota” llama a Latinoamérica, en pleno, a enemistarse con Colombia y a oponerse al enemigo que la quiere invadir y que la va a destruir, Estados Unidos. El mismo enemigo que le presta dinero a todos para salir del agujero cada vez que algún ladrón igual que él desfalca a un país entero y luego le condona la deuda cuando no la paga. Como si los Estados Unidos de Norteamérica no tuvieran suficiente potencial bélico para ponernos a todos, del Río Grande para abajo, a hablar inglés en un ratico si se le antojara.

Lo peor es que espera que, los demás países que están contando con el apoyo gringo para casi todo, le presten atención y unan fuerzas con él en contra de su principal benefactor. ¿Será que a ese animal atusado no le entra en la sesera, que el dinero que ha estado gastando a manos llenas se genera gracias a que su enemigo número uno le sigue comprando petróleo a pesar de sus desplantes? ¿De qué pensará vivir cuando el Gigante del Norte se canse de él y decida usar otros proveedores menos bocazas? ¿De sus alianzas económicas con otros más limpios que él como Cuba y Nicaragua? O a lo mejor de unos préstamos “duros” que le va a hacer Rusia. Porque lo que es de su intercambio comercial dentro del MERCOSUR, no está fácil.

El proceso de desvencijamiento a que está sometiendo a un país rico como pocos, donde de repente carecemos de cosas tan elementales y básicas como suficiente suministro eléctrico para todos o de agua para bañarnos en la capital (donde el burro del presidente sale en cadena nacional de televisión dictando cátedra de cómo bañarse en tres minutos con shampoo incluido -esta ridiculez solo la supera Fidel Castro instruyendo a las amas de casa cubanas en cómo usar la olla eléctrica Hitachi para hacer arroz-, o diciendo que en Venezuela hay muchos gordos -varones porque a las mujeres no se las llama gordas-, y deben ponerse a dieta), no está dejando nada que ofrecerle a nuestros socios comerciales que no sea petróleo y como esa industria también ha sido hollada por el caballo de Atila, entonces ¡No se qué carajo vamos a vender que no sea Mises!

Claro, le quedaba el narcotráfico para hacerse de unos maravedíes pero la presencia gringa en el hermano país le va a dificultar el negocito con las FARC y el pataleo que tiene armado públicamente, es de Padre y Señor Mío. Parece procesión de pueblo; hoy grita que todos los venezolanos debemos prepararnos para defender a la patria y que se organicen las Fuerzas Armadas para cumplir con su santa labor; los organismos internacionales y los países avanzados le dicen que se le pasó la mano y que se deje de bobadas y él rápido como siempre, (no le gusta para nada ser impopular, ¿será sordo?), se retracta. Al día siguiente Fidel lo llama y le dice que no sea cobarde, que para amedrentar al enemigo hay que ser como perro pekinés y ladrarle al Gran Danés en la pata y vuelve con la monserga de que va a mandar a sus fuerzas a defender la integridad de Venezuela contra el ataque de quien sea, llámese Uribe u Obama; y mientras que Hugo se dice y se desdice nuestros combatientes lo observan con la misma cara con la que Alejandro José me miraba cuando me daba por “echarle a mi hermano” al más grande y fuerte del colegio.

Y eso no es nada, ¿ya le vieron el aspecto a las Milicias Bolivarianas?, como se nos ocurra soltarles esos perros de rancho a las fuerzas colombianas entrenadas por más de 40 años en la lucha armada contra la guerrilla y el narcotráfico, el puré de “marróns glacés” que nos van a devolver, va a ser de ensueño.

Habrán observado que decidí tomarme esto un poco a broma; chiste malo, pero chiste y es que si tuviera que tomarme en serio cada cosa que diga este salvaje encumbrado, no podría vivir un instante sin que la ira me consumiera en su fuego abrasador.

Entre tanto, esta noticia adorna las páginas de la prensa hispana en Miami: “El presidente de Venezuela Hugo Chávez condecoró este sábado con la MÁXIMA ORDEN NACIONAL a cinco agentes cubanos presos desde hace 11 años en Estados Unidos convictos por espionaje, pero que Caracas y La Habana consideran "héroes'' condenados ‘‘injustamente''.

“Ojalá por lo menos, que te lleve la muerte; para no verte tanto, para no verte siempre, en todos los segundos, en todas las visiones…”

!Te lo pedimos, Señor!

5 comentarios:

  1. muy bueno y muy de acuerdo contigo

    ResponderEliminar
  2. Mariana...maravillosamente espresado y mejor escrito o alrevés que es igual,eres valiente hija al expresar tu opinión que respaldo 100%.Dios te Bendiga como siempre.
    MAMA

    ResponderEliminar
  3. con todo el respeto que se merecen los venezolanos, despierten! la dignidad se la están robando. Saludos desde el Paraguay

    ResponderEliminar
  4. sin tu permiso pero voy a enlazarte, no te pido enlace recíproco, pero me gusta mucho tu blog

    ResponderEliminar