domingo, 13 de febrero de 2011

El ejemplo que El Cairo dio…

Tenía un artículo del tipo “motivador” preparado para este domingo, pero la noticia de la renuncia al poder del dictador Hosni Mubarak en Egipto, es mucho más importante y desde mi punto de vista, aun mucho más aleccionadora.

Desde mucho antes que comenzaran las protestas masivas el 25 de Enero, que al final lograron el objetivo de la salida de Mubarak, han pasado muchas cosas dignas de ser observadas desde el ángulo de cómo los egipcios fueron despertando hacia la manifestación de su descontento y luego empujando hasta lograr sus demandas. Pero primero vamos a revisar, lo más sintéticamente posible, quién es Hosni Mubarak y de dónde viene. Verán cómo y por qué es importante para los fines de este artículo.

Hosni Mubarak ostentaba el poder en Egipto desde el año 1981, cuando sucedió a Anwar el Sadat -premio Nobel de la Paz en 1978 junto a Menájem Begim, el Primer Ministro israelí entre 1977 y 1983, obtenido por haber logrado una paz permanente entre sus dos países a través del acuerdo de Camp David- quien fuera asesinado por soldados extremistas islamitas de su propio ejército. (Tendría que dedicarle otra entrada a analizar con ustedes ese asunto, porque siempre he tenido la impresión de que Mubarak pudo haber tenido algo que ver con él).

Mubarak obtuvo, a los 20 años, el título en Ciencias Militares de la Academia Militar Egipcia y luego entró en la Academia de la Fuerza Aérea, donde se graduó como piloto de combate. Fue jefe de la Fuerza Aérea Egipcia e hizo carrera política ascendiendo muy rápidamente; Hosni Mubarak no solo era el presidente del país, sino también del Partido Nacional Democrático fundado en 1978 por Anwar el Sadat que, siendo el partido de gobierno, permitía la existencia de otros partidos menores, aunque era bien sabido que estos no tenían ningún verdadero acceso al poder. ¿Les resulta familiar esta descripción?

Los comicios parlamentarios de noviembre y diciembre pasados, visiblemente viciados y manchados por denuncias de fraude -como suele ocurrir en todos los regímenes dictatoriales que intentan disfrazarse de democracias- fueron el detonante del descontento general; la gente tuvo que enfrentarse por enésima vez a la realidad de que aun habiendo elecciones, los cambios que necesitaban serían inalcanzables mientras el régimen fuera el mismo. Nunca las elecciones serían transparentes, por lo cual ir a las urnas para las presidenciales que venían a continuación resultaba un ejercicio inútil ya que la posibilidad de que fuera electo Gamal Mubarak –el hijo de Hosni, de 47 años- a pesar de su impopularidad, era demasiado alta.

En el Egipto de Mubarak no había espacio para la oposición, pero el régimen escogió dejarla expresarse para reconocerla y así dividirla mejor. Gracias a ello conocimos de los Hermanos Musulmanes, un partido proscrito pero tolerado, sus comentarios ante los acontecimientos que se sucedían: “ya dijimos que cerrar las puertas, falsear las elecciones, elegir a dedo los sindicatos de los trabajadores, impedir a los estudiantes que elijan libremente sus sindicatos, conduciría a una acumulación que ha terminado estallando. Lo que vemos ahora es esa explosión”. Porque en efecto, fueron las nuevas generaciones movilizadas a través de las redes sociales y las conexiones virtuales, las que determinaron el enfrentamiento. Como siempre, los viejos se aferran a lo poco que tienen por no perder lo que creen seguro y los jóvenes no tienen nada que perder, que no sea “todo su futuro”; pero la valentía de los más jóvenes logro estimular a sus mayores.

Cuando el ex-mandatario pretendió solamente reformar el gobierno pero permanecer en el poder, arreciaron las presiones y no decayeron aun ante las pérdidas humanas; luego trató de conmoverlos anunciando un caos total si dejaba el mando y diciendo que permanecería en su cargo solo hasta las próximas elecciones, tampoco logró su objetivo; probó una vez más ablandarlos ofreciendo que el vice-presidente Omar Suleiman –su colaborador más cercano- se encargara del diálogo mientras él se iba de vacaciones y las protestas solo empeoraron y aun hoy, después de cinco juntas militares creadas desde el viernes cuando por fin renunciara, los egipcios no abandonan la plaza Tahrir hasta tener claro en cuanto tiempo se realizarán elecciones y cómo será la transición.

La más reciente junta constituida disolvió el Parlamento, anuló la Constitución y anunció un plazo de seis meses para la transición hacia un gobierno civil. El propio jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y ministro Defensa, general Husein Tantaui, que estaba al frente de esa cartera en los últimos gobiernos de Mubarak, fue quien dio la noticia: "El Consejo se da cuenta de que el desafío verdadero que afronta Egipto es conseguir el desarrollo a través de un ambiente de libertad y de reformas constitucionales para cumplir con las peticiones legitimas", fueron sus palabras.

Entonces, queridos amigos, ya saben cómo se hace; si las sociedades autoritarias árabes –sin ningún arraigo democrático-, están siendo transformadas por la presión de sus ciudadanos; si en Túnez salieron de Ben Ali y los yemenitas están haciendo temblar a Ali Abdalá Saleh, los venezolanos podemos salir de Hugo Chávez Frias. La desobediencia ciudadana, es un derecho constitucional; no nos dejemos engatusar más por los partidos políticos con supuestas salidas electorales que solo buscan su beneficio y no el del pueblo. Un dictador no puede ser enfrentado con armas democráticas porque tiene tanto sentido como asociar “zapato” con “perro”.

¡El Universo ha dispuesto que en esta primera década del Siglo XXI se acaben las dictaduras!

5 comentarios:

  1. Excelente!!!! y escrito de forma sencilla y clara, te felicito,hasta el momento los que habían escrito sobre las manifestaciones en egipto y la salida del presidente lo habían hecho pensando que todo el mundo sabe y conoce el problema, me parece fabuloso que hayas empezado por decirnos quien es él y como llegó al poder......me vas a permitir hasta imprimirlo para leerlo a mis compañeros de trabajo....gracias.

    ResponderEliminar
  2. Excelente articulo, bravo! En Venezuela tenemos que iniciar una gran movilizacion hacia la desobediencia civil hasta ver al dictador salir rumbo a la Habana, para volver solo el dia del juicio!

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Mariana totalmente de acuerdo contigo en este articulo, pero (siempre hay un pero)Lamentablemente la madures del pueblo Egipcio costo 30 años y eso a pesar de ser un territorio milenario con vivencias extrordinarias. Nosotros con una poblacion donde el 60% (siendo bastante conservador) de los ciudadanos depende de un Estado paternalista, y de un Gobierno que manipula a Pan y Circo, donde el mayor empleador es ese gobierno , donde nos hemos convertido en mendigos de lo que por derecho debemos tener y nos hemos acostumbrado a pedir y a no producir. Me retrotrae u articulo a uno de Domingo Alberto Rangel Padre, donde decia que en una (comparacion de Bethancourt con Chavez)que pasarian mas de 20 años para que el pueblo se diera cuenta del fraude politico que es el Actual, en comparacion con la decepcion que se genero 40 años despues de lo prometido por el 1ro. Esto aunado a la incapacidad de los dirigentes politicos "de oposicion" de entender las necesidades reales del Pais y de que sus apetencias y desacuerdos personalistas sean prioridad sin darle real importancia a esas necesidades. No quiero que pienses que soy pajaro de mal aguero o que soy pesimista, pèro a veces nos dejamos llevar mas por lo que queremos que sea que por lo que realmente es. Yo no lo veo tan facil como en Egipto mas si lo veo mas cercano que antes. Yo estuve dentro y se como se mueven y como alienan, compran y chantajean con tal de mantenerse alli.

    ResponderEliminar
  4. Buena información para quienes no conocen el trasfondo de estos hechos. Entendido el mensaje y por supuesto que nos gustaría ver algo similar en Venezuela y en todos los países de la región donde la democracia está siendo destruída y las libertades del pueblo cada vez más coartadas. Pero ¿Tienes idea de lo que pasará en Egipto si la hermandad Musulmana llega al poder? ¿Y qué de lo que pasaría en ese lado del mundo? El Islam se extiende en el mundo y no hay separación para ellos entre la religión y los gobiernos. Hace falta leer un poco de lo que esta gente es capaz de hacer. Te invito a leer esta nota : http://lacarabina.wordpress.com/2009/09/22/casamiento-musulman-450-ninas-se-casan-con-hombres-mayores-de-20-anos-en-gaza/ y http://www.generaccion.com/noticia/92807/mujer-afgana-sin-nariz-revista-time-gana-world-press-photo. Eso es solo parte de lo que los musulmanes extremistas pueden hacer....

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, te recomiendo leer la trilogía que publiqué en Noviembre de 2009 que comienza con: La amenaza del Islam y termina con: Sumisión...conozco perfectamente a qué te refieres y estoy de acuerdo pero había que salir de la dictadura, ya veremos lo que ocurra en su momento. Mil gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar