lunes, 28 de diciembre de 2009

Comienza un nuevo año!




Tenía varias cosas previstas para escribir despidiendo a este año 2009 y dándole la bienvenida al 2010. Todo sonaba manido, usado, repetido… Encontré entonces en la página de Facebook de mi amigo Carlos Oduardo Carrasquel una oración que una prima le enviara. No sé si es originalmente de ella o la tomó de alguien más que también la tomó de otro a su vez, pero como resume tan idealmente lo que quería decir y prácticamente con el lenguaje que me hubiera gustado usar, me pareció lo mejor reproducirla para ustedes como está.

Que sean muchas las cosas buenas que reciban en este Nuevo Año. Tenemos 365 hojas blancas para escribir en ellas lo que queremos que sea nuestra vida y solo el optimismo, el trabajo y la confianza en Dios y sus designios, pueden hacer que valga la pena. ¡Que El los Bendiga y prospere abundantemente!

"Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,
tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
Al terminar este año quiero darte gracias
por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores,
el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto
fue posible y por lo que no pudo ser.
Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que
pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos
y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,
las amistades nuevas y los antiguos amores,
los más cercanos a mí y los que estén más lejos,
los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,
con los que compartí la vida, el trabajo,
el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,
perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,
por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,
y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando
y que hasta ahora vengo a presentarte.
Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año
y detengo mi vida ante el nuevo calendario
aún sin estrenar y te presento estos días
que sólo TÚ sabes si llegaré a vivir.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría,
la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad
llevando a todas partes un corazón lleno
de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios
a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno
que mi espíritu se llene sólo de bendiciones
y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que,
cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí
encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos
a repartir felicidad. Amén"

¡Feliz Año Nuevo!

2 comentarios:

  1. Acabo de leerlo, me sigue gustando, me gustará siempre, Gracias por publicarlo y escogerlo, mejor no me puedo sentir, un beso Mariana. Ya le envio tu blog a mi prima.
    Carlos O. Carrasquel M

    ResponderEliminar