lunes, 14 de diciembre de 2009

Pandemia



Hace unos días algunos amigos discutíamos en el Facebook, la situación de la gripe porcina y la desproporción entre la alarmante información emitida por los medios de comunicación y los números de infectados y víctimas surgidos de la Organización Mundial de la Salud, y me quedé con el tema dando vueltas en la mente.

Recordé que en agosto, apareció en YouTube un video que entra un poco dentro de la teoría de la conspiración –y hay varias versiones aplicadas a diferentes eventos y situaciones-, donde la Dra. Rauni Kilde de Finlandia acusa al gobierno de los Estados Unidos de ser capaz de manipular genéticamente el virus de la gripe hasta lograr una cepa asesina y así mantener controlado el crecimiento de la población,(supuestamente reducirla en una cuarta parte) del mismo modo que para vender medicamentos, que fabrica un allegado. Esto apoyaría la opinión de otro video, que afirma que esa es la razón por la cual los muertos, inicialmente, fueron trabajadores mexicanos radicados en aéreas cercanas a la frontera.

Realmente mi capacidad para sospechar de esa manera de quienes rigen nuestros destinos, no llega a tanto. En mi lógica, que la información sobre un brote nuevo de una variante de la gripe estacional pueda ser manipulada para vender productos farmacéuticos es factible, tanto como que el cáncer no encuentra cura porque es mas negocio si sigue existiendo. Pero, llegar a creer que conscientemente nos maten, está fuera del alcance de mi malicia. Aun así, decidí investigar a fondo para no emitir una opinión sin conocimiento de causa y esto fue lo que encontré:

Las gripes estacionales matan más gente anualmente de la que ha matado la Gripe Porcina, o virus A H1N1, desde su aparición. Revisando todos los casos reportados y la manera como los gobiernos han logrado lidiar con la enfermedad sin mayores consecuencias, me dio la impresión de que catalogarla de pandemia en grado seis, era un poco exagerado. Luego entendí de qué manera se define la peligrosidad de una mutación de virus de gripe y es: Por la capacidad de pasar de animales a humanos y que estos últimos puedan infectarse unos a otros.

Cuando un virus infecta animales y estos pueden pasarlo eventualmente solo a las personas que trabajan con ellos, es de baja peligrosidad puesto que la mayoría de la población no está expuesta. Este era el caso original de la gripe aviar, se suponían solamente en peligro de contagio quienes trabajaban con pollos u otras aves de corral. En el momento que pasó a los humanos y estos se contagiaron unos a otros, el virus se convirtió en un asesino peligroso y despertó la consabida alerta.

Al parecer el virus A H1N1, o virus de la gripe porcina, es un descendiente del virus de la gripe española que provocó una pandemia mortal entre los años 1918 y 1919del pasado siglo; al finalizar aquel horror el virus logró sobrevivir alojándose en cerdos y de allí sigue infectando esporádicamente a los humanos contribuyendo a la aparición de la gripe estacional. Pero la transmisión directa de cerdos a humanos es poco común tanto que, de hecho, solo 12 casos han sido demostrados en los Estados Unidos desde 2005 hasta ahora. ¿Cuál es el temor entonces?

Investigadores médicos de todo el planeta han admitido que los virus de gripe porcina podrían mutar en algo tan letal como la gripe española y están vigilando cuidadosamente el último brote de 2009 en aras de crear un plan de contingencia ante una posible e inminente pandemia global.

El asunto es, que el brote reciente en seres humanos que conocemos en este momento popularmente como gripe porcina o influenza porcina, aparentemente no es provocado por una cepa exclusiva del cerdo. Su causa es una “nueva cepa” de virus de gripe A H1N1 (gripe porcina) pero que además contiene material genético combinado de una cepa de virus de gripe humana, una cepa de virus de gripe aviaria y dos cepas separadas de virus de gripe porcina. Los orígenes de este nuevo virus son desconocidos y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) informa que esta cepa no ha sido aislada directamente de cerdos. Entonces, ¿será posible que la sospecha de la Dra. Kilne sea correcta?, ¿que sea una manipulación genética realizada por el hombre?

Y después de conocer todo esto, ¿qué tal les parecería que, además, los posibles efectos secundarios de la vacuna que se indica para evitar la enfermedad puedan ser tan devastadores como para destruir el sistema nervioso de una persona o causar autismo en niños? La recomendación es que quienes primero deben recibir la vacuna son los niños pequeños y las mujeres embarazadas...

En otro post les contaré un poco mas sobre esta otra parte del asunto y lo que he podido encontrar al respecto. Les dejo un video en español donde se enterarán de algunos detalles sobre estos hechos.

Un abrazo decembrino!

2 comentarios:

  1. Alarmante todo esto, (extraño mundo en el que vivimos), ya no son solo las guerras, las religiones, el terrorismo, el calentamiento global, etc etc etc por lo que peligramos todos y lo mas triste es que somos nosotros mismos los causantes...! Que desastre !

    ResponderEliminar
  2. mmmm, Erasmo, yo no pondría a las religiones dentro de todo este cambalache (:

    Realmente no se que pensar, en Perú habían hecho lo mismo, habían creado una suerte de campaña de vacunación masiva contra una enfermedad X. Resulto ser que dejaban sin la posibilidad de tener hijos a las mujeres. La maldad humana va más allá de nuestra ingenuidad cotidiana.

    ResponderEliminar