jueves, 7 de enero de 2010

Año Nuevo, ¿Vida Nueva?


Bueno, terminaron las fiestas y todos celebramos -el día 31 de Diciembre-, la esperanza de un mundo mejor; pero abrimos los periódicos y escuchamos las noticias y ni un ápice de lo que nos molestaba el año pasado ha cambiado al día de hoy. Entonces me pregunto, ¿Qué es lo que tiene que pasar para que el mundo cambie? Y la respuesta es muy simple: ¡El hombre tiene que cambiar! Solo que, como no puedo cambiar a los hombres a mi voluntad, puedo comenzar por cambiar yo y tratar de dar el ejemplo.

En la sociedad moderna, el concepto de “perfección” está vinculado al éxito, la belleza física, la competencia y el sobresalir a costa de los demás; es por eso que los pobres, los minusválidos, los feos o los poco brillantes quedan marginados automáticamente. Inclusive los gobiernos actúan de esa manera, siendo incoherentes entre sus palabras y sus actos. Cuando dicen que se ocupan de los más necesitados y en realidad explotan a la gente permitiendo –y aun estimulando- prácticas comerciales abusivas, demuestran que su preocupación real es mantener una economía competitiva en el mercado mundial a cambio del bienestar de sus pueblos. Los gobiernos en realidad casi nunca tienen agendas sociales, ni siquiera los que se llaman socialistas.

Los modelos que la sociedad impone son totalmente individualistas, en ellos no hay cabida para la solidaridad; mientras el proyecto a seguir sea tener buenas posibilidades económicas, buena educación, no tener defectos físicos, casarse, tener hijos, tener éxito en todas las actividades y no ser objeto de ninguna sospecha ideológica, las grandes mayorías pobres y explotadas del mundo nunca tendrán la posibilidad de realizar esa imagen proyectada.

Terriblemente, nuestras iglesias tampoco están exentas de poseer esta imagen de falsa perfección. Sin embargo, la perfección espiritual es totalmente opuesta a este sentido material de perfección; está vinculada a la autenticidad, a la sinceridad en contraposición a todo aquello que se rige por las apariencias. Aquel que no divide a las personas y comunidades, aquel que exige y se exige ser íntegro, cabal, completo, aquel que une la realidad a la fe y actúa coherentemente con lo que dice y hace, ese es honesto y el que no actúa así, es deshonesto.

Esto debe ser materia de reflexión para todo el que desee transformar la realidad social viciada. El ser ‘limpio de corazón’ significa mucho más que ser buena gente. La búsqueda constante de la honestidad hoy día, entendida en toda su profundidad y colocada en medio de nuestra historia conflictiva, nos ayudará con toda seguridad a ser mejores seres humanos, porque ser íntegro significa en síntesis: Ser honesto con Dios, con el prójimo, con nosotros mismos y con nuestra realidad.

Nada de lo que estoy diciendo entra en conflicto con la realización personal. Todos queremos una vida próspera, todos queremos poder disfrutar de ciertas comodidades y es bueno lograrlo utilizando los talentos naturales que recibimos; no buscando, sin vocación, la profesión donde podremos ganar más dinero. Pero, además, vivir en un mundo donde parece que todo lo malo que le ocurre a nuestros hermanos no existe, es sustraernos a la vida, es vivir en la mentira.

Mi principal propósito para este año 2010 es cambiar el concepto de “calidad de vida” por uno de “vida de calidad” y en lugar de solamente denunciar lo que observo como abusos a mi y a mis hermanos -que son todos los seres vivos del planeta-, hacer algo evidente para cambiarlo.

No piensen que voy a abandonar el viejo vicio de “ver y contar”, lamentablemente nació conmigo, pero verlo todo y hacer nada para cambiar algo, es participar del chisme sin mayores consecuencias.

Y entonces, ¿de qué sirve?

2 comentarios:

  1. el cambio Marianina, es un proceso profundo de transformacion, que solo se da con los años. Lo que separa al 2209 del 2010 es solamente un segundo el el horario. Etonces puede ocurrir un cambio el tan solo un segundo? Imposible....el cambio requiere de muuuuuucho tiempo y como tu dices, muy acertadamente, de una voluntad muy profunda de cambiar individualmente.

    ResponderEliminar
  2. feliz 2010

    www.myspace.com/samuelespacio

    desde tiempos inmemoriales hemos lidiado con eso que denucias..parece q viene con lo de ser humano..asi como algunas bestias pelean por el control de la manada y el territorio, asi el hombre replica esta conducta en las oficinas, en los comites de partidos politicos , en los medios de comunicacion , en su casa, en fin en su vida.
    animales basicos...quien educa a quien?
    paradojico....

    por lo pronto te envio un beso y mi recuerdo mas bonito

    ResponderEliminar